sábado, 28 de enero de 2017

De guardia con hermanísima

Los catarros de hermanísima no suelen resolverse espontáneamente, lo más frecuente es que se le compliquen y tengamos que recurrir a algún antibiótico para zanjar el tema. Los tratamientos suelen ser telefónicos, el horario escolar y el hospitalario se compaginan mal. Esta última vez la cosa se prolonga y quedamos en que se vendrá conmigo en una guardia de fin de semana para mirarla. El finde ha llegado y el viernes hablo con hermanísima.
-De momento no parece que mañana tenga que ir por el hospi, no me han llamado y no tengo pacientes ingresados -le explico.
- ¿Y cómo vamos a hacer para darte la tarta de manzana que cuñadísimo te ha traído de Valladolid?
Me relamo. ¡Una tarta de Maro Vallés! Hace años que no la pruebo, pero eso no significa que la haya olvidado.
- Si de ahora a mañana no me llaman, me paso por tu casa a recogerla y te echo un vistazo.
La noche es igual de tranquila que la tarde del viernes, tras el cambio de turno llamo a la urgencia y no hay nada pendiente para mí. House llega de guardia, su cara me basta para saber que prefiere estar solo y tranquilo. No tardo en desaparecer.

Aparezco en casa de hermanísima, con las prisas no la he llamado. La exploro. Sobrinísima y ciclón también se apuntan, que una revisión médica nunca sobra, sobre todo en plena epidemia de gripe (de la que solo se ha librado el ciclón). Estamos en plena consulta cuando suena el busca.
- ¿Estás en el hospi?
- No, pero cuéntame.
- Tengo un paciente con una epistaxis que ya vino ayer. Le he retaponado pero sigue sangrando.
- No te preocupes que voy.
Le digo a hermanísima que, si quiere que la vea en el hospital, se componga en un minuto. Salimos juntas. En el coche termina de arreglarse, ya está acostumbrada, un trayecto Madrid-Linares previo a una boda da para toda una sesión de belleza, con mascarillas, maquillaje y peluquería (y hasta algo de siesta).

Al llegar me esperan no uno sino dos pacientes. La segunda es una mujer mayor, anticoagulada, con las dos fosas taponadas. Me llevo a ambos a la consulta. Hermanísima se ofrece a ejercer de auxiliar. Me vendrá muy bien.
El hospital esta vacío y aprovecho para trabajar a dos consultas. Siento a cada paciente en una y corro de una sala a otra. Hermanísima les tranquiliza.
-No se preocupen, es la mejor.
-Es que es mi hermana- les explico.
Remojo los taponamientos con anestesia antes de quitarlos. Mientras les hace efecto, aprovecho para hacerle una fibroscopia a mi incondicional ayudante.

Empiezo. Retiro los tapones y pongo unas mechas de algodón con más anestesia. La nariz duele mucho y los pacientes agradecen todo lo que se les haga para aliviar el trance. Con el primero no tardo en descubrir al vaso responsable, el caño de sangre que sale de él no da lugar a dudas.
- Se le ha roto un vasito (el diminutivo es un eufemismo), voy a quemárselo.
Agarro dos barras de Argenpal (con una le haría cosquillas a semejante manguera) y las aprieto contra el tabique, sobre el chorro de sangre. Espero unos segundos antes de retirarlas. Parece que he acertado, la cosa ha mejorado. Hago un poco de presión con una bolita de algodón y repaso la zona. Por si las moscas, pongo un pequeño tapón reabsorbible que tendrá que remojar para que se deshaga. No hace falta más, puede irse a casa.

Hermanísima le ha dado conversación a mi otra paciente y a su acompañante. Se han desahogado y contado su vida, obra y milagros: que si su hijo está fuera, se había ido el día anterior, que la otra es su vecina y no tiene hijos, y se ha venido con ella para que no estuviese sola. Me comentan que le salía sangre hasta por los ojos. No tiene claro por qué lado empezó, parece que fueron ambos (a veces pasa en los anticoagulados). En una fosa no tardo en encontrar un vaso y quemarlo. En la otra no veo nada sospechoso, por si acaso dejo un poco de material hemostásico y reabsorbible, así se protege la mucosa y evitamos sustos. No puede marcharse, tiene que quedarse un rato para que le controlen la anticoagulación.

Después de un poco de vida social en la urgencia, volvemos a casa. Hermanísima piensa presentar una moción en el hospital para que la contraten de relaciones públicas. La verdad es que tener un ayudante en la guardia, que anime a los enfermos, no va nada mal.

8 comentarios:

señora dijo...

Ayer de compra de sombreros y hoy taponando hemorragias a toda pastilla; no se puede decir que la actividad no sea variada. Sin embargo, de lo que no dices mucho es de la tarta de manzana traída de Valladolid, de la que imagino habrás degustado ya una buena porción. Quizá merezca una entrada aparte.

Carmen dijo...

Pues la verdad es que es un trabajo muy bonito. Además os podéis imaginar a la velocidad que iba la doctora, tener a alguien que aparente tranquilidad siempre viene bien ¡Si ellos supieran! En una semana me familiarizo con el lugar y nombre de los aparatos y ¡Contratada!

Sol Elarien dijo...

La tarta se ha paseado hasta el hospi pero no ha sufrido nada, hoy la temperatura era la de una nevera, ¡qué buena!
Gracias cuñao

Emerencia Joseme dijo...

Hola Sol, hermanísima de ayudante, qué bueno jaja. Ha sido genial leerte. Ocurrente hasta el mínimo detalle. Lo que ayuda a un paciente que alguien le preste atención en esas laaargas esperas, esto lo conozco muy bien. Un abrazo

JM Diaz dijo...

Hermanísima lleva en los genes eso de ayudar y de darle a la sin hueso como solo una Salazar sabe. Una bonita anécdota pero me quedo con las ganas de saber como estaba la tarta.
Besos

Yo misma dijo...

Hermanísima y tú sois la caña!

Chelo dijo...

Me ha encantado tu 'crónica', paso a paso, con tarta de por medio que nos quedamos sin saber si probaste o no.
Genial como siempre, Sol.
Un beso

IGORMO Luxury Watches dijo...

Dra, la próxima vez que necesites un ayudante ...
Para comer esa tarta de cuñaoooooo

Avisa al equipo "come restos"
Que además teniendo a un miembro en Méjico, tocamos a más

Besos a todos desde madrizzzzzz
:)