jueves, 27 de julio de 2017

Venecia

El tiempo retrocede en las calles; los pasos se detienen sobre el puente. El pretil retiene suspiros de nostalgia. La ciudad se refleja en los canales teñidos de oro por el sol del atardecer. Los palacios refulgen bajo el agua y, durante unos instantes, los salones sumergidos recuperan su esplendor. Es carnaval.

En las calles, las máscaras ocultan los rostros, buscan el incógnito, mas no hay disfraz para el destino. En el espejo del agua, las almas de la vieja Venecia acechan. Esa noche regresarán al lugar que les pertenece.

Una góndola se desliza sobre los recuerdos; la quilla negra rompe el reflejo. La Venecia barroca de antaño regresa al fondo de la laguna. La orilla recoge las ondas doradas de la ciudad rota y devuelve los fragmentos al mar. La luna da pinceladas de plata y la imagen resurge en los canales en calma. Venecia se resiste a hundirse.

La bruma se arrastra sobre la laguna, las sombras se ocultan bajo los pórticos, se cuelan por las ventanas abiertas, por las ranuras de las puertas. La niebla invade las plazas, rodea los brocados y las sedas. La blanca luna se esfuma en la neblina. Las góndolas negras se diluyen en las tinieblas.

Amparada por la bruma, surge la Venecia sumergida, la ciudad que nunca olvida. En los muros, los halos de los faroles se pierden tras la cortina de oscuridad, sin hendirla. Las olas suspiran y las voces enmudecen en la niebla. Las máscaras de luna esconden rostros de agua. Tras las esquinas se camuflan formas efímeras, fantasmales, visiones que huyen en el viento, entre murmullos misteriosos y risas apagadas, espectros que corren al encuentro de otras siluetas embozadas para desaparecer en la penumbra.

4 comentarios:

Emerencia Joseme dijo...

Buenos días Sol, qué regalo amanecer con Venecia. Un relato lírico que me sumerge también con ella. Me gustaría tanto conocerla. Un abrazo

Maria del Carmen Píriz dijo...

No conozco Venecia y me encantaría pasear por esos lugares donde las nieblas y las brumas aparecen. Me imagino que saldrá el sol en Venecia y tendrá otro color. Un abrazo

House dijo...

Muy bonito. Gracias

Javier Comas Arte Radiográfico dijo...

Mi primer invierno en Venecia a través de tus palabras....