viernes, 4 de diciembre de 2015

Avatares con el Premio Lazarillo

El 15 de julio terminaba el plazo de presentación de las obras para el Premio Lazarillo. Este año le tocaba el turno a la literatura juvenil (el año de "Paloma" fue a la infantil, niños y jóvenes se alternan de un año a otro). A principios de julio tenía un libro a medio terminar, "La domadora de elefantes", cuyos lectores de prueba, para incentivarme a seguir, eran mis padres y House. Por supuesto además de leer opinaban y corregían, ambas cosas me interesaban.

He comprobado que la forma de enganchar a mi padre a la lectura de mis libros es enviárselos por capítulos, de ese modo la intriga le puede y no es capaz de resistirse a la siguiente entrega. Además, con esta táctica, se interesa de tal modo que empieza a tomar parte activa en el desarrollo de la historia. Eso no significa que siempre me muestre de acuerdo con él, aunque sí que considero sus sugerencias y trato de alcanzar un termino medio entre su punto de vista y el mío, los dos somos bastante cabezotas. En esta ocasión mi progenitor consideró que el libro era muy divertido, en lo que coincidimos, pero que debería extenderme más en las descripciones. Tiendo a la concreción y a dar preferencia a la acción y, por ese motivo, mis escenarios se limitan con frecuencia a un mero esbozo cuyo atrezzo dejo a la imaginación del lector. Mi padre utilizó como ejemplo de lo que debía hacer a Henry James y fue en ese punto en el que no concordamos. Henry James no se caracteriza precisamente por el ritmo vertiginoso de sus narraciones y su estilo no me encajaba a la hora de narrar las trepidantes aventuras, y desventuras, de mis protagonistas. De todos modos, añadí unas líneas para crear el ambiente de cada situación.

Esas líneas extras eran, además, necesarias. Para el Lazarillo juvenil me pedían un mínimo de 80 folios, lo que no está nada mal. Mi libro rondaba los 70 y me quedaba menos de 1 semana para obrar el milagro de alargarlo una docena de páginas. No soy pesimista por naturaleza pero aquello se me antojó imposible, ¡si el libro estaba terminado! Aún así, no iba a dejar de intentarlo y me pegué al ordenador para leer y releer la historia y descubrir por dónde estirar los párrafos y separar los capítulos hasta que, ¡oh, milagro!, me encontré con 82 folios en mi haber (lo que no significa que todos llegasen hasta el final de la página).  La fecha: 14 de Julio. No tenía tiempo de revisar, solo de imprimir y encuadernar. ¡Ojalá no se me hubiesen escapado muchas erratas!

House ya me había sugerido en alguna ocasión que, dado el éxito de Paloma en el concurso, mandase Magia Gris al Lazarillo. Uno de sus amigos, después de leer la historia, apoyó esa moción. Personalmente considero que Magia Gris es mejor que Paloma, quizá no tan divertido, aunque tiene sus momentos, pero la historia es muy bonita y escribirla fue una experiencia mágica, no exagero: vivía en un mundo en el que los límites de lo real y lo imaginario se habían difuminado por completo y esa sensación de poder traspasar las fronteras entre uno y otro lado era como flotar en una nube. Magia Gris no precisaba alargarse así que lo retiré de amazon y lo presenté. Con "Magia Gris" y "La domadora" en el concurso ya solo quedaba la parte mas desesperante: esperar.

Hace unos días me metí en la página de la OEPLI y me enteré de que el Premio ya ha había sido concedido y que, por supuesto, no había sido yo la afortunada. Confieso que me hacía ilusión y que había disfrutado lo indecible construyendo castillos en el aire, unos castillos maravillosos. Mis castillos tienen cimientos sólidos en ese mundo imaginario que sé que está al otro lado y la decepción de no haber ganado el premio no consiguió derrumbarlos. Llamé a la secretaria de la OEPLI y así supe que mis dos obras habían sido candidatas al premio, algo es algo. De todas las obras presentadas el jurado selecciona 15 (es lo que los americanos denominan shortlisted) y, a partir de ahí, se inicia la criba. Es un consuelo saber que mis dos historias pasaron ese primer corte, aunque no avanzaran más allá. La ganadora, Ledicia Costas, había recibido en octubre el Premio nacional de literatura infantil, así que la competencia era dura.

A lo largo de esta semana he estado de lo más ocupada; he devuelto "Magia Gris" a amazon y he editado "La domadora de elefantes" para su publicación, también en amazon. Después de mis experiencias previas con las editoriales no he querido complicarme la vida para ser rechazada, o para no obtener respuesta tras una espera de meses. Me siento como si mendigara cuando en realidad escribo porque quiero, sobre lo que me apetece y además me esfuerzo por hacerlo bien, con un estilo que me guste, que procuro mejorar por una mera cuestión de pundonor. A veces leo historias soberbias que desearía ser capaz de emular, no obstante sé que no llegaré a ese nivel, y no lo digo por decir, es la realidad. Mis cuentos son divagaciones para soñar despierta y, con lo que me gustan los libros, lo raro sería que no quisiera plasmar en ellos mis sueños más bonitos.

5 comentarios:

Yo misma dijo...

Escribes porque quieres y a l@s demás nos llevas a sueños más que bonitos. A mi me parece magia. No dejes que la falta de reconocimiento la mate. Sigue escribiendo porque quieres y lo que quieres y gracias por hacerlo y compartirlo

El tito Paco dijo...

Querida Grumpy:
El éxito en la escritura es imprevisible y tortuoso. Son los caminos de la vida. Cuando pasan los años algunos (quizás muchos, no lo sé) nos damos cuenta de que lo que importa es habernos sentido coherentes y haber tratado de hacer lo que nos parecía oportuno en cada momento. Algunas cosas han salido bien y otras no. Cuando las que no salen bien dependen de otros (como los premios y distinciones) uno sólo puede preguntarse si puso lo mejor de sí. Cuando la respuesta es positiva, se sigue trabajando, sin vivir desviviéndose. Tú pareces haber aprendido esa lección mucho antes que yo, por lo que te felicito y me alegro. Te repito, de todos modos, que la escritura siempre puede dar sorpresas y, siempre, le da a uno la alegría de crear. Eso ya es muy fuerte: quien lo probó lo sabe. Un beso.

joseme españoles dijo...

Buenos días Sol coincido con tus dos comentaristas anteriores: yo misma y tito. Cómo admiró esa capacidad de crear y esa fantasía tuya que te hace vivir de otra forma, que te hace ver las cosas con otros ojos, de inocencia. Comprendo que los premios se ambicionan, el ego acompaña de la mano el poder llegar a más lectores. No siempre es así, creó. El positivismo es fantástico para seguir sumergida en ese mundo maravilloso que has creado. Gracias Sol. Seguir leyendote a algunos de nosotros nos motiva a seguir en este mundo virtual. Un beso

Yolanda Rodriguez dijo...

Siempre es bienvenido cualquier tipo de reconocimiento a nuestro trabajo, iniciativa o ilusión, por nuestra parte desde luego lo tienes.

Anónimo dijo...

Tienes el mejor público que uno puede tener, nuestro respeto y admiración. Tras hablar con muchos de estos admiradores, independientemente del momento, sea al principio de tus relatos o ahora, todos coincidimos en que la línea de mejora es ascendente y positiva, y yo lo digo dentro de mi ignorancia en estos temas, pero lo que gusta, gusta. No digas que eres realista pensando que no llegarás a algo, porque uno nunca sabe hasta dónde puede llegar, y en tu caso no has tocado techo ni mucho menos. Está claro que cuando uno empieza a ser bueno en algo es más difícil mejorar, y ahí está tu mérito.
La ilusión que puede provocar un premio que depende de tantos factores ajenos a uno, es tan pequeña al lado de lo que provocas en los que te queremos y conocemos cada vez que te leemos, es tan insignificante para mí que, ¿para qué pararse a pensar en un premio así cuando tienes el gordo?
Besosss