domingo, 27 de marzo de 2016

Niña Sol

Camino aferrada a un rayo de sol, cayó un día entre mis manos, quedó enganchado a mi dedo y fui incapaz de soltarlo. Prometí cuidar de su estrella y no separarme de ella. Mi deber es protegerla, evitar que un día se pierda.

Mi rayo es débil al amanecer, se resiste a despejarse y no son pocas las mañanas que me cuesta levantarle. Ya cerca del mediodía le entran ganas de subir y tira con todas sus fuerzas para alejarse de mí. No lo puedo permitir.

Noto las sombras que acechan, empeñadas en cegar el haz de su luz vibrante. Se encogen, se alargan... como si no pasara nada, pero conozco su juego y he aprendido a engañarlas. Me escondo junto a mi rayo, dejo que giren y bailen y, cuando sé que están cansadas, dejo a mi estrella que salga.

Amansamos las tormentas y, una vez el cielo en calma, barnizamos la acuarela que ha humedecido la tierra. Despertamos los reflejos que duermen en el océano e iluminamos las gotas salpicadas por las olas.

A la hora de acostarse, la acompaño al horizonte, donde hay un baño de espuma hecho de nubes y brumas. El aire de la noche nos arrulla y la luna nos acuna. Me acurruco con mi rayo y me duermo entre su abrazo.

7 comentarios:

Javier Comas Carrasco dijo...

Bellísima prosa poética. Parece otra Sol, que giro más inesperado y bello. Otra vez enhorabuena. Gracias

el tito Paco dijo...

Bueno. Ése es un camino viable. Con mucho cuidado. De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Sol Elarien dijo...

Gracias. Me alegro de que os guste, es que la ilustración habla sola.
Besos.

Javier Comas Carrasco dijo...

Vaya! Como es tio Paco!

Chelo dijo...

Hermosísimo, Sol, eres tú esa niña, ¿verdad? ;-)
Precioso el vocabulario, la imagen y el sentido del post.
Un beso

Sol Elarien dijo...

Querida Chelo:
A veces, cuando sueño despierta, soy esa niña. De pequeña quería caminar hasta el horizonte para llegar a las montañas en las que se escondía el sol, se veía tan claro que era en ese punto que no entendía cómo no era posible ir hasta allí. Besos.

Carmen dijo...

Una forma muy bonita de despedirse de las vacaciones. Me ha gustado mucho.