viernes, 6 de mayo de 2016

Infinito

Dibujo con mi dedo el trazado del universo. Cuento uno a uno los astros y, con el roce de mi mano, los enciendo, o los apago, bruño la luz de sus rayos, o soplo para desterrar una mota de polvo estelar.

Sé que el infinito es un trayecto sin principio ni final, mas si hablamos de aventuras, no hay desánimo que valga, su impulso es irresistible. La curiosidad me vence y empuja mi marcha.

Descubro un punto, y me pierdo. Vago por el universo sin ceder al desaliento; un punto del infinito no ha de ser distinto al resto.

No sé qué haré cuando acabe mi escapada. Confío en que, llegado el momento, no me costará trazar el camino de regreso.

1 comentario:

Javier Comas Carrasco dijo...

Me gusta tu giro de estilo literario.