lunes, 23 de enero de 2012

TARTA DE ZANAHORIA

Mi receta de Tarta de zanahoria está sacada de un libro que compré en la antigua fábrica de chocolates de Ghirardelli, en San Francisco en mi primera visita a esa ciudad. Aunque mi padre había estado en Berkeley durante una temporada, al coincidir con el curso escolar no había podido ir a visitarle y me moría de ganas de conocer la famosa bahía. El verano de mi primer año de residencia me fui un par de semanas en Septiembre por mi cuenta y para rematar los últimos días de aquella estancia  me reuní con mi progenitor en el Gran Cañón. Unas alumnas de la experiencia paterna en Berkeley me acogieron en su casa. Todas las mañanas me cogía el BART hasta la estación de Powell St y, desde allí, empezaba a caminar por la ciudad para descubrir sus secretos. Me aficioné tanto a ella que, al año siguiente, repetí en la misma época (cambié la visita al Gran Cañón por una rotación de un mes de formación en Los Ángeles). He regresado en otras dos ocasiones, en Agosto y en Enero, respectivamente. Descubrí que Mark Twain tenía razón al afirmar que "no hay invierno más frío que un verano en San Francisco". Doy fe de que pasé mucho más frío durante el mes de Agosto, envuelta por aquella niebla helada, que en Enero, mes en el que el sol brilló con tanta intensidad que incluso alquilamos un coche descapotable para ir a los Muir Woods. Reconozco que en aquella excursión, sentada en el asiento de atrás, sin el abrigo del parabrisas, estuve a punto de congelarme. Menos mal que una parada a la vuelta en el Pelican Inn me repuso.

Fue en mi primer viaje cuando probé  esta tarta. Ni siquiera era casera, sino comprada en el Supermercado. Me pareció irresistible así que, cuando vi que, entre otras muchas, aparecía entre las más que apetitosas recetas del libro de Ghirardelli, no dudé en hacerme con un ejemplar. Al ponerla en práctica a mi regreso ganó tanta fama que he tenido que ponerla en el blog ante la demanda. He descubierto versiones más sanas y light, que también transcribo, para que cada uno practique y escoja la que más le gusta. Hermanísima la hace con harina de celiacos, por su hija, y sigue estando muy rica (aunque a House no le va demasiado).

No sabe a zanahoria, sino que esta le da una textura diferente, más jugosa, al bizcocho. Admite las variantes de sustituir la zanahoria por calabacín o incluso por calabaza. También una de las tazas de zanahoria puede cambiarse por trocitos de piña y luego usar el jugo para remojar el bizcocho antes de rellenarlo. El pastel se puede rellenar y cubrir con una crema de queso en la versión tradicional o con una cobertura de chocolate negro que también combina muy bien con esta tarta. Hay quien usa chocolate blanco pero yo me niego a estropearla con esa marranería dulzona.

GHIRARDELLI CARROT CAKE
1 taza y media aceite
1 taza y media de azúcar moreno
4 huevos
1 taza y media de harina
Media taza de cacao o chocolate en polvo
2 cucharaditas de levadura química tipo Royal
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de sal
3 tazas de zanahoria rallada (gruesa)
3/4 taza de nueces picadas en trocitos pequeños

ELABORACIÓN
Mezclar el aceite con el azúcar, añadir huevos uno a uno, mezclando bien para incorporarlos.
Añadir la harina mezclada con el cacao, la lavadura, la canela y la sal. Tamizar para que se airee.
Añadir los ingredientes secos y, finalmente, la zanahoria y las nueces.
Verter sobre un molde engrasado.
Hornear a 180º uno 45 minutos (para comprobar la cocción, clavar un palillo en el centro, si sale limpio, la tarta está lista). En los bizcochos no hay que abrir nunca el horno durante los primeros 20 minutos para evitar que se bajen. Luego, si se ve que se tuesta demasiado la superficie, se puede cubrir con un papel de aluminio.
Dejar enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.
Para cortarlo, lo mejor es hacerlo con un hilo, una vez fría. Conviene marcar con un cuchillo una ranura por el borde de la tarta a la altura que se desee antes de rodear el bizcocho con el hilo. Cruzar los cabos y estrangular el pastel. Quedará una sección perfecta.

COBERTURA Y RELLENO DE QUESO
250 g queso cremoso tipo Philadelphia (normal o Light)
zumo de un limón y su corteza
50 g azúcar glas

COBERTURA DE CHOCOLATE NEGRO
1 tableta de 200 gr de chocolate de cobertura (de los mejores el de Varhona)
100 ml de nata líquida
Derretir el chocolate al baño maría y añadirle la nata líquida. Extender sobre el bizcocho.



CARROT CAKE (versión light) 
Esta versión está escrita por un grupo de abuelas entre las que había algunas que debían vigilar su colesterol. Es una edición encuadernada en anillas que encontré en una librería-cafetería de libros usados. Las autoras decidieron poner en común sus especialidades culinarias. Son recetas sencillas y bien explicadas de las que ya pondré algún ejemplo más en el blog. En este caso, para conseguir una tarta con la que disfrutar y cuidarse, sustituyen parte del aceite por puré de manzana.

INGREDIENTES
1 taza de harina
1/2 taza harina integral
2/3 taza azúcar moreno
2 cucharaditas levadura Royal
1 y media cucharadita de canela
Media cucharadita de sal
3/4 de taza de puré de manzana sin azúcar añadido (también se puede usar puré de ciruelas)
1/4 de taza de aceite de oliva
3 huevos grandes
3 tazas de zanahoria rallada
3/4 tazas de nueces muy picadas

ELABORACIÓN
Engrasar un molde.
Poner en un bol todos los ingredientes secos.
En un bol pequeño batir los huevos, el aceite y el puré de manzana. Añadir las zanahorias.
Mezclar con el resto de los ingredientes.

Precalentar el horno a 180º. Hornear aproximadamente una hora. Enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.


TARTA DE MANZANA y ZANAHORIA

300 g zanahorias ralladas
150 g manzanas reineta peladas y ralladas
150 g aceite de oliva suave
100 g azúcar moreno
100 g azúcar blanco
180 gr harina de repostería
3 huevos a temperatura ambiente (suben mejor)
3 cucharaditas de levadura química
1 cucharadita de jengibre (opcional)
1 1/2 cucharadita de canela

Precalentar el horno a 160º C
En un bol grande poner el aceite con el azúcar y batir hasta que la masa esté espumosa. Añadir entonces los huevos uno a uno, no poner el siguiente hasta que el anterior esté totalmente incorporado.
Combinar aparte la harina, la levadura, la canela y el jengibre.
A través de un tamiz, unir los ingredientes secos con el resto y batir. 
Finalmente mezclar la manzana y zanahoria ralladas.

Engrasar un molde. Verter la crema y hornear aproximadamente una hora (comprobar con un palillo).

5 comentarios:

Sole dijo...

Yo comí tarta de zanahoria de la hermanísima,y me encantó. Todas estas recetas tienen una pinta estupenda, y cuando pueda 'probar' de nuevo algo dulce propondré una comilona de recetas de cada uno de los estupendos cocineros y sobre todo de cocineras de esta familia. besos

mi mundo surrealista dijo...

¡¡¡Qué rico!!!! Me apasionan las tartas de zanahoria. Tendré que hacerlas alguna vez las dos versiones.¡Muchas gracias, Sol!
Un abrazo

Anónimo dijo...

Sol, la taza, de que tamaño??? Café solo, con leche, Colacao? Y eso de cruzar lOs cabos del hilo?
Tiene una pinta estupenda!!!
Marta

Niágara dijo...

La taza es un "cup" de los americanos, de las que se usan para el desayuno (Colacao). Lo del hilo consiste en bordear la tarta por la ranura que se haya marcado (para señalar la altura)y luego, tirar de los dos cabos a la vez como "estrangulando" el bizcocho (así el corte queda perfecto)

Anónimo dijo...

A mi me alucinò y es una de mis preferidas. IMPRESIONANTE. Hace poco probé en un pub especializado en postres,en la Latina, la misma pero de calabacín y casi que me gustó más, pero atención, me gustó más que la de zanahoria del mismo sitio, no de la que hace la hermanísima! Gracias primiiiii.
Pal