viernes, 16 de marzo de 2012

¡Felicidades ciclón!

Vimos por primera vez al ciclón cuando apenas contaba con unas horas de vida. Desde el instante en que el bebé cruzó su mirada con la del Dr. House, este dictaminó que, aquella criatura, era muy lista. Lo que no quedó claro en esos momentos era el abuso que iba a hacer de esa cualidad.

La naturaleza es sabia y tiende al equilibrio. Para compensar el carácter introvertido de su hermana mayor, la pequeña siempre ha sido una zalamera. Una ojeada seductora a su víctima, acompañada de un par de sonrisas, y ya tenía al adulto de turno en el bolsillo. Profesores de guardería, parvulario, hermanísima y demás educadores quedaban desarmados ante su innato poder de conquista y, el ciclón, se salía con la suya sin dificultad. Su sentido de la justicia y las reglas difiere mucho del de sobrinísima, así como su sentido práctico y su optimismo. Si la primera es Quijote para la que todos los escollos son gigantes molinos, esta es Sancha con su desarmante lógica y sus recursos para salir a flote, y generalmente beneficiada, de sus múltiples diabluras.

Al igual que los personajes de Cervantes, ambas son inseparables. Claro que, como hermanas, tienen que marcar su territorio, lo que dadas las diferencias de carácter de ambas y la "flexibilidad" que muestran en sus opiniones, llega en ocasiones poner a prueba el instinto maternal de hermanísima. ¡No saben la suerte que tienen ambas de haber caído en el protectorado de esa casa! Claro que, fomentar la independencia también es recomendable, al menos de vez en cuando.

Me tiemblan las rodillas cuando pienso en la adolescencia a la que le falta, poco o nada, por entrar. Creo que, entre la prometedora situación que se plantea en la Sanidad y la peliaguda perspectiva familiar, voy a imitar a mi sabia hermanita y emigraré durante los años en los que coincidan ambas sobrinas en esa fase.

¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES CICLÓN!


2 comentarios:

Carmen dijo...

Querida tita:
Me ha gustado mucho la entrada y las fotos. Que sepas que yo no soy un ciclón, sólo lo parezco. Soy una niña buenecita con una piruleta enorme (que me ha regalado mi hermana). Me han regalado:
Mi madre y mi padre un reloj que lo llevaré esta tarde, mi hermana una piruleta gigante un llavero que me lo ha hecho ella, un marcapáginas, un bloc de diseños y de notas a la vez.
El viernes que viene voy a invitar a todos mis amigos (bueno a unos cuantos)al telepizza y luego nos vamos a ir a las tirolinas del Parque Central.
Para mi cumple no se lo que me vais a traer pero...
¡ESPERO QUE SEA BONITO O CHULO!
Besos:
Carmen

JC dijo...

:-)