jueves, 8 de mayo de 2014

La prescripción de Lavanda

Estoy segura de que Lavanda escribió esta historia en una receta de su talonario especial. Leerla es terapéutica. 

Lola está sola

Lola es hermosa. Tiene la belleza serena de los paraísos donde uno desearía vivir para siempre. Si te acercas a ella se vuelve cojín y se ajusta a las curvas de tu espalda.  Si tienes hambre se hace maná y si sed, agua cristalina.

Sonríe y crea todo el rato. De su mente nacen pequeñas fantasías diluidas, difícilmente contables. A veces las da a luz al mundo a través de sus manos, o de su boca, o de sus ojos, según corresponda a su naturaleza.

Ayer vino a verme. Se sentó frente a mí, al otro lado de la mesa de mi consulta y me miró lenta y callada. Me mostró sus brazos paralelos, las muñecas juntas, hacia arriba, las palmas abiertas como estrellas. Observé su piel semitransparente, surcada por venas azuladas, como un mapa  de ríos y planicies, en busca de marcas, rojeces o heridas, pero no vi nada.

—¿No las ves?

Negué con la cabeza.

—Entorna los ojos y mira como si observaras esas láminas que guardan imágenes ocultas.

Lo hice. Siempre he sido diestro en descubrir ese tipo de imágenes cuya aparición depende de la forma de enfocar la mirada. Enseguida vi lo que Lola intentaba mostrarme: unas cadenas pesadas y herrumbrosas le aprisionaban las muñecas.

—¿Desde cuándo las tienes?

—Desde siempre.

—¿Por que no has venido antes?

—Nunca me habían molestado,  pero últimamente pesan cada día más. Ya apenas me permiten moverme.

—¿Quién te las ha puesto?

—Yo misma. ¿Se puede hacer algo?

—Eso espero.

Abrí el  último cajón de mi mesa y busqué en el fondo, bajo un montón de papeles viejos. Encontré el talonario especial para los males de melancolía impreso con pigmento sueño y prescribí el tratamiento: Una píldora con el desayuno, comida y cena, de vitaminas de alma libre.

4 comentarios:

María José Rodrigo Hernández dijo...

Qué bonito queda aquí esto!! Estoy completamente segura de que en el fondo de algún cajón guardas un talonario impreso con pigmento sueño.
Algo en mi memoria me dice que debo darte dos besos y felicitarte. ¡Espero no errar la fecha!

Un abrazo fuerte, preciosa Sol.

Blogscriptum dijo...

Una forma esencial de entender el ojo clínico, aquel que atraviesa miradas, más llá de pupilas. Precioso texto.

Elvis dijo...

Qué bonito....mi mente ya está soñando emocionada con este texto.

Yo misma dijo...

Una preciosidad