martes, 8 de noviembre de 2011

Correctores ¿Cuál, cuánto, cómo, cuándo y dónde?

En vista del éxito del post de maquillaje, he decidido añadir una serie de consejos sobre el uso de los correctores. Es fácil perderse ya que la gama de estos productos, tanto en lo referente a colores como a texturas, es muy amplia. La idea fundamental es que se trata de camuflar defectos e imperfecciones. Su misma función implica que hay que evitar a toda costa que se note por lo que debe quedar bien difuminado con el resto del maquillaje. Además de para tapar, también se puede usar para iluminar y realzar los rasgos. Esto se consigue con juegos de claro-oscuro.
Para mi gusto queda más natural si se realizan las correcciones tras la hidratante y antes de aplicar el maquillaje, sobre todo si la corrección es evidente, con tonos verdosos o azulados, o el producto es denso. Si lo que se pretende iluminar, me gusta más ponerlo sobre el maquillaje. En este último caso el color de ambos productos estará en la misma gama, siendo el corrector un punto más claro. En ambas situaciones hay que evitar que quede a roales.
Las texturas más pastosas serán necesarias cuando el defecto es más llamativo. Me gustan mucho los de Kryolan, una marca que fabrica maquillaje para teatro y que compro en Lovel, en la C/ Libertad,3 (y, de paso, me doy una vuelta por los muestrarios de zapatos de la C/ Augusto Figueroa). Son más compactas por lo que hay que comprobar que queden bien fundidas con el maquillaje. Conviene siempre terminar con una capa de polvos para unificarlos y obtener un resultado perfecto.
Las texturas en crema se pueden mezclar antes de su aplicación con el maquillaje y quedan así muy naturales. En pieles maduras tienen la ventaja de que no marcan de más las arrugas al no se depositarse en sus pliegues. Para evitar este problema va muy bien la crema Lisse Minute de Clarins (que ya comenté).
Los que vienen en versión pluma o pincel son muy ligeros, se pueden llevar en el bolso y no precisan combinarlas con maquillaje si el tono es similar al de la piel.
Muy natural también es el "Stay don't Stray" de Benefit que, aunque sea una base para correctores y sombras, si tan sólo se precisa un poco de uniformidad, se puede usar sin nada más.
Los lápices (en tiendas de productos de peluquería se encuentran por 2 ó 3 euros) tienen varias funciones:
- Cubrir defectos puntuales (lápiz del mismo tono que la piel) como por ej. pequeños capilares.
- Rellenar las cejas (el lápiz debe ser un tono más claro que la ceja en sí). La técnica para dibujarlas debe ser a base de puntos discontinuos, una línea resultará artificial y se notará. Benefit tiene un corrector de cejas con pincel y dos tonos que se pueden mezclar entre sí, según se quiera más o menos oscuro. Es cómodo, fácil de usar y el efecto es natural. Un lápiz bien aplicado, también.
- Realzar el contorno del labio: perfilar sobre la piel, externamente al perfilador del mismo tono  que el pintalabios. Creará una ilusión de carnosidad. El tono del lápiz tiene que ser un punto más claro que el maquillaje. También sirve un lápiz de silicona (había uno de Bourjois pero ahora sólo conozco el de Benefit). Ambos evitan que se noten las arruguitas de alrededor de la boca y que se corra el pintalabios.
- Ese mismo lápiz claro sirve para realzar la mirada. Aplicado a modo de raya en el interior de las pestañas inferiores, agranda el ojo. El resultado es mejor que con los lápices blancos que provocan que la esclera parezca gris y triste.

En cuanto a los colores a usar, lógicamente dependerá mucho del tono de piel y de lo que haya que esconder.
- Las pieles más claras se deben decantar por tonos amarillentos. Este color cubre las sombras violáceas o azuladas de las ojeras. Los tonos rosados, usados con discreción, ayudan a cubrir manchas marrones de hiperpigmentación y a disimular la apariencia de cansancio. En ese sentido Clinique tiene unos polvos sueltos rosas, muy translucidos, que aunque de entrada impongan un poco, aplicados con sutileza se limitan a proporcionar un aspecto fresco y luminoso.
- Las pieles más oscuras deben decantarse por tonos anaranjados (melocotón y salmón). Los tonos salmones en estas tienen la misma función que los rosados en los cutis pálidos. Los polvos de Clinique que he comentado sí que se pueden usar e incluso quedan mejor en estas que en pieles muy blancas.
Se pueden mezclar anaranjados y amarillentos. La proporción de uno y otro variará en función del tono base de piel, más amarillo en claras y más naranja en oscuras.
- Para las imperfecciones (granitos), tonos verdosos.
- Para las rojeces y lesiones vasculares, tonos azulados. Si la rojez no es muy intensa se pueden usar los correctores verdosos o, incluso, los amarillentos. Si es algo puntual, con un lápiz del mismo tono del maquillaje puede bastar.
- Para esconder rasgos, utilizar un tono más oscuro que el maquillaje en la zona a esconder (aletas nasales o caballete por ej.) o a esculpir (bajo los pómulos para realzarlos). También para dibujar la mandíbula y enmarcar la cara, con precaución para evitar efecto barba y con un toque claro en los dos ángulos.
- Para ILUMINAR, tonos beige (más o menos claros, siempre un tono menos que el maquillaje). Para la mirada conviene poner un punto encima y debajo del vértice de la ceja, así como en el lacrimal y en la unión de la órbita con la sien. Una tenue línea vertical en la frente y otra en la barbilla dan luz al rostro.
Si se quiere realzar la mirada pero sin sombras, simplemente aplicar un poco del mismo colorete de las mejillas en el surco del párpado.
Se supone que el punto de acupuntura para los ojos está en el montículo de la base del dedo índice. Un poco de presión en esa zona podría funcionar para mejorar las ojeras (esto no lo he probado, sólo lo he leído)
Espero que os haya resultado útil.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

el lapiz de silicona de benefit ya no lo fabrican, es lo que me han dicho en Sephora.Salto del Angel.

Niágara dijo...

Por Internet he encontrado uno de Duwop (reverse lip liner) y otro de Lise Watier (Virtual lip contour) pero no he descubierto donde se venden en España(los tienen en amazon.com y amazon.co.uk. El perfilador color carne claro consigue el mismo efecto de evitar que se salga el labial y resaltar los labios y para el efecto silicona se puede poner tras cubrir los labios y su contorno con el Lisse Minute.