sábado, 4 de mayo de 2013

14 pasos para ganar conocimiento

Este artículo de Brainpickings, basado en una sección del libro de James T. Mangan "Puedes hacer cualquier cosa" (You can do anything), publicado en 1936, me pareció un compendio muy práctico y sensato de pasos a tener en cuenta a la hora de aprender, así que decidí compartirlo (previa traducción y resumen) y, de paso, cumplir con el requisito nº 9.
 
1. PRACTICAR
La práctica afianza el conocimiento. Aquello que dominamos lo hemos logrado a base de repetirlo. No hay que darse por vencido tras uno o dos intentos. Cuanto más compleja sea una tarea, más se precisa insistir en ella. 

2. PREGUNTAR
¿Qué, cuando, cómo, dónde y por qué? Los niños preguntan no por incordiar sino porque desean comprender. Ante sus repetidos ¿por qués? no conviene rechazarlos con brusquedad para evitar generar un sentimiento de culpabilidad asociado al hecho de preguntar.
Reconocer que algo se desconoce y atreverse a preguntarlo requiere humildad para aceptar la propia ignorancia. La mayoría de los que saben la respuesta están más que dispuestos a compartirla con el que tiene interés en ella. Sentirse útil contribuye a estrechar los lazos entre ambas partes. 

3. ASPIRAR AL CONOCIMIENTO 
Para aprender es preciso querer hacerlo. No basta el mero deseo sino que hay que llevarlo más allá. Esforzarse de verdad, tomárselo en serio y no esperar que suceda por arte de magia (o por ciencia infusa). 

4. SACARLO DE UNO MISMO
Hay muchas cosas que ya conoces pero que no puedes usarlas porque no sabes cómo. Están en tu interior pero hay que pulirlas, refinarlas, para ser capaz de reconocerlas y expresarlas con palabras.
 
5. PONER EN PERSPECTIVA
Ante algo nuevo o especial míralo desde todos los puntos de vista. Estudia todas sus facetas, sus condiciones y sus relaciones, sin prejuicios. Puede implicar un cambio de opinión, pero nunca hay que cerrarse a las nuevas ideas. 

6. EXPERIMENTAR
Respeta el pasado, toma lo que ofrece pero no vivas en él. Prueba cosas nuevas, comprueba qué pasa.
La experimentación más sincera es la propia, la que se realiza con el trabajo, el tiempo y el dinero de cada uno. El fracaso sólo repercute en uno mismo mientras que el éxito lo hará en muchos.

7. ENSEÑAR
Enseña lo que conoces. En el proceso de enseñanza el profesor aprende más que los alumnos. El conocimiento es relativo, se posee hasta un determinado nivel. Al explicarle a otros todo lo que se sabe se profundiza en ello y eso lo hace crecer.

8. LEER
Siempre se ha dicho que la lectura es el mejor método para aprender, pero hay que saber cómo leer. Hay que leer con criterio. Las mismas opiniones leídas o expresadas verbalmente pueden ser aceptadas de distinta manera. Al escucharlas influyen otros factores, como la personalidad y el tono de mayor o menor sinceridad del ponente. Imprimir esas ideas no las convierte en verdad, no hay que asumirlas directamente sino valorarlas y reflexionar sobre ellas. 

9. ESCRIBIR
Al escribir para explicar algo, te lo explicas a ti mismo: si es para inspirar, es tu inspiración, si para recordar, son tus propias memorias.
Con frecuencia, el simple hecho de anotarlo hace que esté más presente y no se requiera consultar esa nota. Al escribir se constata lo que se sabe: sabes lo que has escrito.

10. ESCUCHAR
Presta atención cuando otros hablen. Dales una oportunidad, lo que dicen puede resultarte útil. Procesa el significado de las frases, la naturaleza de sus ideas y busca y retén la verdad que subyace en ellas.
Es un método que requiere poco esfuerzo, tan sólo el de asimilar la información que otros aportan.

11. OBSERVAR
Abre los ojos. Pasan cosas a cada momento. Es todo un espectáculo: esclarecedor, lleno de interés y significado y además gratuito.
Hay sólo dos tipos de experiencias: las propias y las ajenas. Las propias son lentas, trabajosas y a menudo difíciles de sobrellevar. Las ajenas están hechas de antemano, sin necesidad de padecerlas, lo único necesario es observarlas.
Fíjate especialmente en aquellos que suponen un buen ejemplo, los que ya han logrado lo que deseas conseguir y descubre así los medios empleados para el éxito. Observa también los fracasos para evitar repetirlos. Observa lo que no quieres ser y actúa de manera diferente para no serlo.

12. ORDENAR
Ordenar la información y las ideas es el primer paso para poder manejar el conocimiento. Los argumentos deben seguir un hilo para no enmarañarse en el cerebro.

13. DEFINIR
Una buena definición incluye todo lo que es y excluye todo lo que no lo es. Para definir algo hay que conocer su esencia, si no se es capaz de definirlo, falta algo, el conocimiento no es exacto.

14. RAZONAR
Sólo el hombre que es capaz de razonar se diferencia de los animales. El proceso de razonamiento es la lógica. La lógica permite derivar conclusiones desconocidas de hechos conocidos, saber si lo que se cree que es cierto lo es de veras.
No se precisa realizar un análisis lógico en cada situación. Basta con "comparar": buscar las similitudes y las diferencias con lo que ya está establecido y valorar las novedades en función del resultado de esta comparativa. Eso es la lógica y la base del conocimiento racional.

1 comentario:

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Sol Elarien, buenas tardes. Solo se me ocurre una palabra: genial. Me lo guardo como guía de cabecera. Y gracias por hacér(me/nos)lo llegar...

Un abrazo y buen sábado.